top of page
  • joana644

MAYOR INDEMNIZACIÓN RECONOCIDA JUDICIALMENTE POR MALA PRAXIS MÉDICA


En los últimos años ha aumentado el número de negligencias médicas derivadas de la falta de personal y, en consecuencia, del colapso en la asistencia sanitaria, entre otras circunstancias. En el presente caso, el Juzgado de Primera Instancia núm. 1 de Santiago de Compostela ha emitido una sentencia de fecha 19 de abril por la que se condena a la aseguradora Segur Caixa Adeslas a pagar una indemnización de 12.907.245 euros a una familia cuyo hijo sufrió graves daños tras el parto debido a una negligencia médica. La cantidad incluye tanto los daños físicos y neurosensoriales del niño como los perjuicios económicos y emocionales de la familia, así como los intereses acumulados desde la fecha de nacimiento del niño, hace ya diez años.


La sentencia dictada establece un precedente en la compensación por negligencia médica en España, ya que es la mayor cantidad por la que se ha condenado hasta la fecha, por negligencia médicas, destacando, además, la importancia de la responsabilidad médica y de proporcionar un nivel adecuado de atención, y la justicia para las víctimas y sus familias.


Además de los graves daños ocasionados al recién nacido, la madre se vio obligada a solicitar una excedencia en su puesto de trabajo, y el padre se vio abocado a pedir una reducción de la jornada laboral.


Los padres presentaron inicialmente una reclamación administrativa que fue rechazada por la aseguradora. Posteriormente, acudieron a la vía judicial, donde el Juzgado de Primera Instancia y luego la Audiencia Provincial de Santiago fallaron a su favor. Quedaba por dirimir el grado de discapacidad y finalmente el Juzgado de lo Social número 2 reconoció un 100% de grado de discapacidad del niño.


Los errores consistieron en que los facultativos intentaron un parto natural de una mujer de 36 años, a pesar de que las constantes vitales del bebé no eran buenas, y retrasaron la cesárea, lo que provocó que el niño sufriera parálisis cerebral, ceguera, retraso en el desarrollo psicomotor, trastorno del lenguaje, sordomudez y problemas respiratorios.


Estos errores constituyen una negligencia médica, definida como la falta de cuidado y habilidad razonable que debería esperarse de un profesional médico, lo que resulta en daño al paciente. Cuando el personal sanitario no sigue los protocolos o estándares médicos exigibles, ya sea por inacción, descuido o acción inadecuada, se causa algún tipo de lesión, daño o perjuicio al paciente, lo que supone la obligación de quien causa el daño de indemnizar el mismo.


Desde Marín Fonseca abogados, somos especialistas en procedimiento de negligencias médicas, siendo que, pueden contactar con nosotros para una mayor información.

Comments


bottom of page